Un entrenador nunca deja de entrenar, pero tampoco de aprender

Un entrenador nunca deja de entrenar, pero tampoco de aprender

Si algo hemos podido comprobar con el paso de los años, es que el fitness no es, ni mucho menos, una disciplina muerta. Está tan viva como nosotros. De hecho, no es raro comprobar cómo cada día aparecen nuevos estudios relacionados con las ciencias de la actividad física y el deporte que juegan con poner patas arriba los cimientos que, como profesional, te habías esmerado en defender en los entrenamientos. Pero es así, no es que te hayas despistado, ni si quiera que estés desactualizado. Es que debes permanecer en continuo reciclaje.

Por tanto, entenderás que lo más valioso que le puedes ofrecer a un cliente es precisamente eso, tu formación. No solo porque hará que los resultados lleguen antes de lo esperado, sino también porque serás para ellos una fuente fiable que resolverá sus dudas.

Especializarse para lograr un trabajo bien remunerado

De la misma manera, entenderás que las ofertas de trabajo van ligadas también a esta formación, y que cuantas más disciplinas domines, mayor será el número de clientes a los que puedas optar.

Y en el caso de que te hayas especializado en un sector concreto, ¡la exigencia aumentará! Recuerda que lo que te diferenciará de tu competencia será, precisamente, lo mucho que domines el tema.

Saber entrenar y explicar el entrenamiento

Es tan importante saber rectificar y enseñar las técnicas a la hora de hacer ejercicio como poder explicarle a la persona que estás entrenando los motivos de cada ejercicio. Es muy importante que esta persona perciba conocimiento y experiencia en tus palabras. Por ejemplo, si una persona a la que vas a entrenar tiene dudas acerca de qué actividad llevar a cabo y te pregunta la diferencia entre yoga y pilates, es muy importante que puedas orientarle mínimamente. Y es que explicar las diferencias entre yoga y pilates no es siempre es fácil, ya que el nivel de entendimiento de la persona a la que tienes que explicárselo puede variar considerablemente. Por lo que es importante, siempre, hacerse entender

Estar siempre a la última

El entrenador personal debe saber reinventarse aprovechando lo mejor de cada método que conoce, de forma que siempre consiga su objetivo pero a través de diferentes caminos, cada vez más eficaces. Por no hablar de que esta facultad te permitirá adaptarte a las peculiaridades de cada persona. En otras palabras, conseguirás sortear las limitaciones y mejorar tu capacidad de responder a los problemas.

Y si ya has entendido la importancia de la actualización, te imaginarás que el siguiente paso es dejar que el resto del mundo sea testigo de ello, y para ello solo necesitas un buen manejo de las redes sociales.

A pesar de que el boca a boca es, a largo plazo, lo más efectivo, si no tienes clientes que den a conocer sus éxitos contigo, de poco servirá el esfuerzo. Tu estrategia debe ser, por tanto, mantener un perfil activo en el que puedas compartir pequeñas pinceladas de lo que vas aprendiendo, tu experiencia y curiosidades que puedan ser de utilidad dentro del fitness.

Permite que te tomen como referencia, que dialoguen contigo y que te hagan partícipe de sus inquietudes. Como dijo una vez el compositor británico Edward Benjamin Britten, “aprender es como remar contra corriente: en cuanto se deja, se retrocede”.

Autor:admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *